Las puertas automáticas como los coches necesitan tareas de mantenimiento para alargar su vida, suelen ser tareas de limpieza y engrase de algunas piezas:



1. Revisar el engrasado:

Tenemos que revisar el engrasado de las puerta cada dos meses; la grasa debe ser líquida en spray, no grasa consistente. Con esta debemos engrasar los puntos donde la puerta haga giro. Y nunca desmontar el motor para engrasarlo porque vienen engrasados de fábrica.

2. Tener cuidado con las humedades:

Hay que estar al tanto de los puntos de la puerta donde pueda haber humedades, por lluvia, y si el cuadro de control de la puerta está cerca de esos puntos debemos sellarlos con aislantes. 

3. Eliminar los insectos:

En las épocas de periodos de calor, aparecen más insectos y pueden estropear los mecanismos, pueden acumularse en zonas calientes de las puertas como: puntos de giro, o en el interior de los cuadros de control, si están en estas zonas deberíamos eliminarlos con una aspiradora.

4. El calor afecta al funcionamiento

En esta época los relés y otras partes sensibles del mecanismo pueden dilatarse por las temperaturas, si se observan ruidos raros es mejor no intentar arreglar nada por ti mismo y llamar a un profesional

5. Limpieza

Es imprescindible tener limpias las guías laterales de las puertas, ya que en estas se suelen acumular basuras, restos de material vegetal, o cualquier tipo de residuo y crear atascos o descarrilamientos en la puerta.

Todas estas son tareas sencillas de mantenimiento para evitar daños mayores y prolongar la vida de la puerta mecánica y de su mantenimiento.
En cualquier caso si observas alguna deficiencia ponte en contacto con nosotros AQUÍ.

Utilizamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento de la Web. Si continua navegando, entenderemos que acepta su uso. Para ver la politica de cookies hacer click a continuacion Politica de Cookies.

  Acepto politica de cookies